Pavimentos de altas solicitaciones en el Puerto de Paita. Fuente Pacasmayo.

Escrito por
Ingeniería Civil • Ed. noviembre, 2021

ADOQUINES: EL PASADO AL RESCATE DE LOS PAVIMENTOS

Los adoquines son tan antiguos como los pavimentos. Sus orígenes se ubican hace 25 siglos en manos de los cartagineses y los romanos, quienes buscaban dotar a la construcción de las vías de rapidez de construcción y duración. A los romanos les tomó cerca de 400 años construir la Vía Apia, una de las vías de mayor renombre a nivel mundial y este renombre se debe a que existen tramos que en la actualidad sobrepasan los 2,000 años de existencia. Con una historia semejante, durabilidad y practicidad no son temas que dejen lugar a dudas.

La palabra adoquín proviene del árabe hispánico addukán que significa piedra labrada en forma de prisma rectangular. Esta geometría era necesaria porque buscaba ensamblarse con otros adoquines y ofrecer una superficie de rodaje más plana que la que ofrecía su antecesor, el empedrado, constituido por piedras en estado natural sin tallar. La necesidad de hacer más cómoda la circulación de carruajes y la necesidad de construir con mayor rapidez, marcó este cambio que se mantuvo por más de 1,800 años, hasta finales del siglo XIX, cuando la aparición del automóvil hizo crecer el ritmo de la pavimentación y el adoquinado dejó de ser rentable.

Hoy se utilizan los adoquinados con motivos estéticos y todavía muchos de los antiguos se encuentran en servicio y en buen estado, prueba de la gran robustez de este sistema. Con la tecnología moderna, se han desarrollado adoquines de hormigón, los cuales se utilizan de manera similar a los antiguos adoquines de piedra y dan origen a lo que se denomina pavimentos articulados. A veces, a los adoquinados modernos se les añaden colorantes buscando un mejor resultado estético.

Hablar de estos temas pareciera banal, sin embargo, 25 siglos después de su creación, los adoquines siguen siendo altamente apreciados por la nostalgia que evocan y su durabilidad, sin embargo, materiales modernos han sustituido a las piedras labradas precisamente por la versatilidad y la rapidez que le imprimen a su confección y colocación, además del confort que permiten, quizás la más importante característica de las vías construidas con este material. Los tamaños y la resistencia de los adoquines modernos han reducido la carga a la que está sometida la pieza beneficiando la transferencia de cargas a las capas subyacentes. En las primeras investigaciones realizadas en la Cement & Concrete Association del Reino Unido por Allan Liley y John Knapton, a comienzos de la década de 1970 se encontró que la rigidez de una capa de rodadura de adoquines de 80 mm de espesor, con una capa de arena de 50 mm de espesor, debidamente sellada y compactada, era equivalente a la de una capa de 160 mm de concreto asfáltico[1].

En nuestros días, los pavimentos con adoquines han cobrado protagonismo debido a las altas solicitaciones a los que se han visto sometidos los pavimentos modernos, produciendo, en muchos de los casos, fallas recursivas que limitan su durabilidad. Entre los más comunes, encontramos los patios de maniobra o depósitos al aire libre. En estas aplicaciones, las características resaltantes son la capacidad de soportar cargas puntuales y el intertrabado de las piezas que mejora uno de los puntos débiles de la solución como lo es la resistencia al desplazamiento horizontal ante las solicitaciones de fricción.

Los primeros pavimentos adoquinados se utilizaron para hacer más confortable el tránsito ya que su antecesor, los empedrados. Los diseños romanos estaban formados por bases de piedra ensamblada cuya función era mejorar la calidad del terreno existente. Cuando estas bases alcanzaban la superficie del pavimento, el tránsito resultaba verdaderamente incómodo y atentaban contra la integridad de los carruajes, así que la solución fue labrar la piedra de manera de hacerla más plana y con figuras adecuadas para trabarlas entre sí, de ésta manera, el tránsito sobre la calzada resultaba más rápido, confortable, seguro y económico. Desde esa época se sabe que el intertrabado de las piezas es una condición fundamental para su funcionamiento, lo que abrió la imaginación a una gran diversidad de diseños y materiales, así encontramos, además de las soluciones de piedras labradas, adoquines de madera y muchos otros diseños con materiales nobles como la arcilla y el concreto.

Los adoquines de concreto industrializados comienzan a utilizarse de forma masiva en la década de 1970. Desde entonces, países como Estados Unidos, Reino Unido y Holanda, han incorporado cada vez más el uso de los adoquines a sus pavimentos industriales. En otras regiones del mundo también han sido reconocidos como una excelente opción, agregando usos decorativos a sus aplicaciones pesadas.

Centro Logístico Fuente Pacasmayo.

El pavimento prefabricado

En las zonas de climas extremo, el uso de asfalto y de hormigón se dificulta por efectos de los cambios de temperatura y su efecto sobre la manipulación de estos materiales en estado fresco. En los pueblos de la sierra peruana, el adoquín puede convertirse en una solución donde su condición de prefabricado la hace completamente inmune a los cambios de temperatura. A pesar de ser un producto industrializable, su fabricación no es compleja ni, de manera que se pueden fabricar piezas de alta calidad y colocarlas en su destino, independizando su construcción de los climas cambiantes. De esta manera, el adoquín no se ve afectado por los cambios bruscos de temperatura.

Las aplicaciones decorativas

Finalmente, las aplicaciones decorativas se suman a la amplia lista de ventajas que acompañan a este tipo de pavimentos entre las que podemos encontrar, además de su robustez y durabilidad, la versatilidad de poder colocarse y desensamblarse para dar paso a reparaciones o a la instalación de servicios. El adoquín aporta durabilidad, seguridad y belleza a nuestras calles y avenidas, convirtiéndose en el pavimento preferido en zonas históricas y en aquellas donde se desea humanizar la ajetreada vida moderna.

Colocación manual de un pavimento adoquinado. Fuente Pacasmayo.

[1] Fuente: Guía Técnica para el Diseño Estructural de Pavimentos de Adoquines de Concreto para Tráfico Peatonal y Vehicular. Madrid Mesa, Germán Guillermo; Instituto Colombiano de Productores de Cemento (ICPC), Medellín, 2001.

Escrito por

Ing. Carlos Ovidio Márquez Herrero

Jefe de Ingeniería Vial - Cementos Pacasmayo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *