Escrito por
Ingeniería Civil • Ed. julio, 2022

EL FENÓMENO EL NIÑO Y SUS EFECTOS EN LAS OBRAS VIALES

1. INTRODUCCIÓN

El fenómeno El Niño es un fenómeno climático producido por una anomalía meteorológica que consiste en el calentamiento de las aguas superficiales del Océano Pacífico a lo largo del Ecuador. Este fenómeno se manifiesta con la ocurrencia de fuertes e intensas lluvias, que causan daños en obras viales y viviendas, principalmente en la región del Norte y del Centro del país.

Las regiones más afectadas son: Tumbes, Piura, Lambayeque, así como también Ancash y Lima, las que son afectadas por inundaciones en diversas zonas, además de las regiones de La Libertad, Cajamarca, Ica, Arequipa, Cusco y Ucayali.

El Niño afecta fuertemente al sector transporte, ocasionando pérdidas considerables, por la destrucción de las obras viales.

2. Principales formas de afectación

2.1.- Erosión.

La erosión es un proceso de desgaste de la superficie de la tierra o del relieve del suelo, modificando el nivel del terreno, produciendo muchas veces formas abruptas, originando escarpas, acantilados, zanjas, etc.

La erosión de los ríos es uno de los fenómenos frecuentes que afectan a las obras ribereñas o están ubicados en los cauces del río, en las épocas de crecientes, originando muchas veces su destrucción.

Los procesos de erosión generalmente son más fáciles de prever y controlar y sus efectos no son tan catastróficos Erosión como otros fenómenos, no obstante, puede ocasionar serios problemas en las obras de infraestructura ubicada en la ribera de los ríos o zonas litorales marinas, causando la destrucción de obras viales tales como carreteras, puentes, alcantarillas, cunetas, etc.

a.1) Erosión de la plataforma de las carreteras.

Generalmente ocurre en las vías que se encuentran adyacentes al curso de un río, el mismo que durante la creciente, erosiona la base del talud, produciendo su inestabilidad y consiguiente caída, originando la reducción del ancho de la vía, poniendo en peligro la circulación vehicular.

Este proceso puede abarcar desde pocos metros hasta longitudes mayores, dependiendo de la ubicación de la obra en relación con el curso del río y se manifiesta con mayor intensidad en los tramos en que el río forma meandros y las aguas impactan con mayor intensidad en la parte inferior de la vía.

a.2) Erosión en los puentes.

La afectación de los puentes por las crecientes extraordinarias pueden ser de maneras diferentes:

  • Destrucción de la superestructura del puente cuando este no tiene la altura suficiente para permitir el libre paso de las aguas del río, lo cual origina una fuerte presión hidráulica empujando la losa aguas abajo hasta provocar su colapso.
  • Erosión o socavación de la base de la cimentación de la estructura, causando la caída del puente cuando el subsuelo en que se apoya la cimentación es erosionada, debido a que la capacidad de erosión de las aguas es mayor que la resistencia del terreno o la base de la fundación ha sido construida muy superficialmente, por encima de la capacidad de socavación de las aguas del río.
  • Erosión de los accesos del puente, lo cual generalmente ocurre cuando la longitud del puente no es lo suficiente con el ancho del cauce, cuando se producen crecientes extraordinarias, originando que las aguas transcurran fuera del cauce normal erosionando el área existente entre la cimentación y los accesos al puente.

a.3) Erosión de las alcantarillas.

Este fenómeno se produce generalmente cuando los cabezales de las alcantarillas no están debidamente construidos o la capacidad del ducto es insuficiente para la cantidad de agua que debe transcurrir a través de ellas, ocasionando su desborde y erosión superficial, produciendo muchas veces su destrucción.

a.4) Erosión de las cunetas.

Esto es muy frecuente en las cunetas que carecen de revestimiento, por lo que son fácilmente erosionables con el flujo del agua, pero también puede ocurrir en cunetas revestidas, cuando la sección de diseño no es la adecuada para la cantidad de agua que fluye por la misma, o se encuentra obstruida por falta de mantenimiento, haciendo que el agua desborde y erosione los lados de la cuneta, produciendo su deterioro.

2.2.- Inestabilidad de taludes.

Las intensas lluvias que se producen durante la ocurrencia de El Fenómeno El Niño, además de erosionar los taludes en las zonas carentes de vegetación, saturan de agua los suelos y producen deslizamientos de ellos, los mismos que interrumpen la vía impidiendo el tránsito vehicular y en algunos casos ha coincidido con el momento en que pasa el vehículo y ha producido pérdidas de vidas humanas.

Muchas veces son caídas bruscas de material rocoso y suelo que caen en forma inesperada produciendo interrupciones en la vía y un gran peligro para los que transitan por ella.

Fuente: Andina

2.3.- Flujos de lodo o escombros (Huaycos)

Se conoce como flujos de escombros o huaycos al fenómeno geodinámico que consiste en el movimiento rápido de un flujo detrítico, saturado de agua, que se desliza pendiente abajo, siguiendo el curso de quebradas existentes, o estrechas gargantas formadas por erosión.

Son producidos por la saturación de suelos residuales o depósitos detríticos acumulados en las depresiones o en las laderas con aparente estabilidad, los que han sido originados por erosión o intemperismo de los terrenos vecinos.

Los flujos de lodo son un problema de carácter nacional que requiere de atención preferente por parte de las autoridades gubernamentales, porque pueden causar grandes problemas socioeconómicos, cuyo costo puede ser mucho mayor que las medidas preventivas de control.

Los flujos de escombros producen daños no solo a las obras viales sino también a las poblaciones ubicadas en las quebradas o cuencas fluviales; son muy difíciles de controlar, pero es posible adoptar medidas preventivas que reduzcan el riesgo y el daño que producen en las obras de infraestructura y en la población.

Estos flujos de lodo causan frecuentes problemas en las obras viales, originando muchas veces pérdidas de vidas humanas.

Fuente: Revista Encuentros

2.4.-Inundaciones

Las inundaciones son el desborde de las aguas de un río cuando el flujo de agua sobrepasa la capacidad hidráulica del cauce, cubriendo terrenos que normalmente están secos.

Este es un tipo de desastre natural que más ocurre a nivel mundial y muy frecuente en nuestro país cuando se presenta el Fenómeno el Niño, debido a que las fuertes lluvias incrementan grandemente el caudal de los ríos, afectando las obras viales aledañas al cauce y también a poblaciones localizadas en las riberas, ya que la cantidad de agua que fluye es superior a la capacidad del cauce.

Fuente: EFE Verde

3.- Medidas preventivas y correctivas

Las medidas preventivas y correctivas pueden ser de tipo general y específico:

3.1.- De tipo general.

Entre las medidas generales podemos indicar que los efectos de El Fenómeno El Niño se pueden minimizar si contamos con estudios especializados adecuados y detallados de las áreas de riesgo en que se ubican las obras de infraestructura y se cuenta con el diseño pertinente, teniendo en cuenta los parámetros necesarios que permitan adoptar las medidas de control preventivas.

Estos estudios, entre otros debe incluir la fotointerpretación aerofotográfica, utilización de drones y el GIS, evaluación de riesgos del área de interés y áreas circundantes, mediante la utilización de mapas geológicos, topográficos, imágenes satelitales, ejecución de estudios hidrológicos, hidrogeológicos y geotécnicos, así como la evaluación y el estudio de las cuencas.

3.2.- De tipo específico:

  • Para el problema de la erosión en las obras de infraestructura, se recomienda la construcción de obras de drenaje adecuadas, en lo posible, ubicar las obras lo suficientemente alejadas del cauce de los ríos, construir obras de protección en las riberas, construcción de muros de protección, tratamiento de los taludes, uso fe geotextiles y vegetalización.
  • Para el caso de la erosión en los puentes es conveniente considerar la selección del tipo de cimentación más apropiada para cada caso, tratando de que la base de fundación esté por debajo de la capacidad de socavación de las aguas. Así mismo se debe prever que la longitud del puente sea suficiente para el paso libre de las aguas. En el caso de las alcantarillas y cunetas debe tratarse de que el diseño hidráulico sea suficiente para evitar el desborde las aguas.
  • Para el caso de taludes inestables con posibles movimientos de masas, es recomendable la construcción de banquetas, en caso necesario, estabilización de taludes con mallas de protección y anclajes, construcción de muros de sostenimiento, ejecución de obras hidráulicas y de drenaje y finalmente, la modificación del eje de la vía, cuando sea posible.
  • Para el caso de los flujos de lodo o escombros se recomienda la localización y delimitación de las áreas potenciales de estos fenómenos para tomar las medidas preventivas en cada caso, según sus características, tratamiento de las cuencas, efectuando la limpieza y eliminación de los depósitos detríticos acumulados en las cabeceras de los riachuelos y quebradas, complementando con el encauzamiento y canalización de las quebradas que presentan riesgo potencial.Así mismo es aconsejable la construcción de obras de disipación de energía u otras estructuras que sirvan para reducir la velocidad del flujo de escombros y la ejecución de muros laterales de protección y defensa mediante el uso de gaviones, enrocados, muros de tierra armada y otros sistemas de rápida y fácil ejecución.

    En su relación con las obras viales, para evitar la interrupción del tráfico es conveniente construir las obras adecuadas para permitir el paso del flujo a través de puentes o pontones, badenes y túneles que dispongan de la altura y dimensiones suficientes para permitir que el flujo pase libremente.

  • En el caso de las inundaciones y su influencia en las obras viales, es conveniente tomar las siguientes medidas:
    • Elevación de la rasante de la carretera.
    • Modificación del eje de la vía, alejándolo del cauce de los ríos.
    • Tratamiento del cauce de los ríos: limpieza y/o rectificación del cauce.
    • Construcción de muros de protección.

4.-Conclusiones

La ocurrencia de fenómenos naturales, no se pueden evitar, pero en muchos casos, se puede prevenir o mitigar sus efectos, mediante los estudios de ingeniería adecuados dirigidos a tal fin.

Los fenómenos geodinámicos y geoclimáticos son producidos por la evolución de la corteza terrestre y se están produciendo constantemente, por lo que conviene estar preparados para hacer frente a las situaciones que se presenten, evitando la ocurrencia de daños en las obras de infraestructura y en las poblaciones.

En algunos casos es posible tener conocimiento anticipado de la ocurrencia de estos fenómenos y sus posibles efectos, por lo que es necesario ubicar las áreas de riesgo y hacer los estudios pertinentes para prevenir o mitigar sus efectos.

Es indispensable crear conciencia entre las autoridades, sobre la necesidad de hacer estudios ingenieriles para ubicar las zonas de riesgo y hacer estudios detallados en los lugares en que se ubicarán las obras de infraestructura.

Finalmente, cabe incidir que los desastres naturales son procesos o eventos que han ocurrido y vienen ocurriendo a través de todos los tiempos, debido a que nuestro planeta se encuentra en continuo proceso geodinámico y geoclimático que modifican la superficie de la tierra, pero sus efectos serán menores cuanto más prevenidos estemos.

Escrito por

Ing. Lindbergh Meza Cárdenas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *