Escrito por
Políticas Públicas • Ed. septiembre, 2020

LAS EMPRESAS CONSTRUCTORAS Y EL PROTOCOLO COVID 19

Como es de conocimiento, el Gobierno Peruano, como consecuencia de la pandemia por el COVID 19, ha decidido, de una forma obligatoria, que todos los peruanos ingreses a una cuarentena obligatoria con la finalidad de poder amortiguar el impacto de muertes y contagios a nivel Perú.

En este extremo, al margen que se cumplió o no esta decisión gubernamental, al levantarse la cuarentena se creó protocolos para las diferentes funciones de empresas, entre ellas las constructoras, por ello se emite la Resolución Ministerial N°085-2020-VIVIENDA del Ministerio de Vivienda Construcción y Saneamiento que aprueba los LINEAMIENTOS DE PREVENCIÓN Y CONTROL FRENTE A LA PROPAGACIÓN DEL COVID-19 EN LA EJECUCIÓN DE OBRAS DE CONSTRUCCIÓN que establece los Lineamientos de actuación en la ejecución de obras de construcción para evitar la transmisión del COVID-19 e identificar y atender oportunamente a los casos sospechosos o confirmados entre el personal que interviene en la ejecución en una obra de construcción y las personas que por cualquier motivo ingresen al área en la que esta se ejecuta.

ALCANCE

Los lineamientos son de alcance nacional y de aplicación obligatoria para todos los actores que tienen la finalidad la construcción de inmuebles, y va dirigida al personal que labora en la ejecución de la obra de construcción, así como para todas las personas que por cualquier motivo ingresen al área de ejecución de la misma, incluyendo a los funcionarios del más alto rango hasta el último del organigrama. Sin embargo, no son aplicables a las obras de construcción de viviendas unifamiliares en zona urbana o rural, en las cuales se deben tomar en cuenta las medidas sanitarias dispuestas por el Ministerio de Salud, que más adelante se expli- cará. Las medidas preventivas en la fase de inicio o reinicio de actividades a ser implementadas por los actores del proceso de construcción son las siguientes:

1. Incluir los cambios en la organización (organizativos) y de cualquier otra índole que sea necesario para la implementación para dar cumplimiento a lo señalado por las autoridades y que éstas establezcan o aquellas otras que se considere necesario incorporar en las diferentes etapas de la obra.

2. Realizar una evaluación de descarte y crear el registro de datos de todas las personas, al ingreso a la obra. La evaluación de descarte consiste en el control de temperatura corporal y pulsioximetria, debiendo identificar si existe resultados compatibles con los signos clínicos relacionados a la sintomatología COVID-19, en cuyo caso la persona que presente estos síntomas debe ser separada y seguir los procedimientos establecidos por la autoridad sanitaria.

3. Requerir a cada persona que ingrese o se reincorpore a laborar a la obra, suscribir la Ficha de sintomatología COVID-19, de carácter declarativo.

4. La instalación de los paneles informativos en varios puntos de la obra con las recomendaciones básicas de prevención del contagio frente al COVID-19 e informar a los trabajadores sobre el contenido del plan, por lo que es necesario señalar fecha y horas para capacitar a los colaboradores, la misma que deberá estar anexo al Plan de Seguridad y Salud en el Trabajo.

5. Hacer de conocimiento del personal (de manera verbal y escrita) las recomendaciones básicas de prevención del contagio frente al COVID-19 y el contenido del plan, a través de la capacitación obligatoria sobre seguridad y sa- lud en el trabajo.

6. Publicar en la entrada del sitio de la obra de construcción (o un lugar visible) un aviso que señale el cumplimiento de la adopción de las medidas mencionadas, y así como todas las medidas complementarias orientadas a preser- var la salud y seguridad en el trabajo durante la emergencia por COVID-19.

7. Planificar las actividades a fin que durante la jornada laboral el personal pueda mantener la distancia de seguridad de 1.50 metros, en la entrada, salida y durante su permanencia en la obra, y reorganizar, en la medida de lo posible, el acceso escalonado del personal a la obra. Si el área de las instalaciones no garantiza estas medidas se deben programar turnos de uso de manera que las áreas mantengan un uso máximo del 50% de su aforo.

8. Proveer al personal de los productos de higiene necesarios para cumplir las recomendaciones de salubridad individuales, adaptándose a cada actividad concreta.

9. Evaluar e identificar las actividades que involucran aglomeración de personal, el cual se deberá favorecer al trabajo individualizado a través de turnos escalonados de trabajo o implementación de otras medidas que eviten estas aglomeraciones en las instalaciones, estando permitido el uso del 50% del aforo de cada área. 10. Identificar los grupos y nivel de riesgo del personal a través de una evaluación médica ocupacional obligatoria, previo al inicio de cualquier actividad en la obra. El profesional de la salud de la obra realiza evaluaciones medicas diarias al personal con factores de riesgo.

11. Incluir medidas de protección del personal de la obra, así como controles de medición de la temperatura a la entrada y salida de la misma, y acciones a seguir en caso que una persona manifieste síntomas de COVID en su puesto de trabajo.

12. Implementar la periodicidad de desinfección de cada uno de los ambientes de la obra, teniendo especial cuidado en baños, vestuarios y comedores.

13. Restringir las reuniones de seguridad y otras que puedan generar la aglomeración de personas.

14. Mantener actualizada la información del personal, a fin de ubicar a cada persona, en caso de que en su sector se presente un caso de COVID-19 y seguir con el plan y las recomendaciones del Ministerio de Salud.

15. En caso que las obras estén muy distanciadas, es preciso implementar un servicio de traslado del personal hasta la obra y de la obra hasta algunos puntos cercanos a sus domicilios para evitar la exposición del personal en los servicios de transporte públicos. Sin embargo, el personal que se transporte en esta modalidad deberá cumplir el protocolo para transporte público, es decir que los vehículos empleados en el traslado deben utilizar solo el 50% de su capacidad, con la finalidad de garantizar el distanciamiento de seguridad entre el personal transportado. Debe preverse la desinfección periódica de los vehículos.

16.En caso que la empresa de servicio de alimentación a su personal, deberá contratar a un proveedor que cumpla con las medidas sanitarias adecuadas a la emergencia; a fin de evitar la salida o exposición del personal. Además, se debe disponer la planificación de los turnos de dotación de alimentos evitando aglomeraciones, cuidando el distanciamiento social obligatorio y el uso del 50% del aforo de las instalaciones.

17. En el caso que las obras estén en campamentos, o aquellas que requieran el internamiento del personal, se debe optar por el régimen especial de jornada de trabajo, con la finalidad de reducir la frecuencia de exposición del personal y siguiendo las condiciones laborales que dispone la normativa vigente al respecto. Además, las instalaciones de hospedaje u otras destinadas al uso del personal, también deben cumplir los criterios de distanciamiento y aforo.

Entre otros puntos se deberá considerar que las medidas preventivas son aplicables de manera complementaria a la normativa vigente en materia de seguridad y salud en el trabajo, así como a las disposiciones contenidas en la Norma Técnica G.050 Seguridad durante la Construcción del Reglamento Nacional de Edificaciones.

Escrito por

Abog. Alberto Ccoriñaupa Huapaya

Abogado egresado de Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP), con 26 años de servicio, especialista en Derecho Inmobiliario, Municipal Gestión Pública, Concursal, Minero, Medio Ambiente, y Derecho en Comunidades Campesinas y Nativas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *